xbox-gaming-win10-960

 

Por si algunos de vosotros no lo sabíais, Windows 10 ya está en la calle. Bueno, ya me entendéis. Es probable que muchos de vosotros ya hayáis apostado por el cambio de sistema operativo, sobre todo si venís de los “tiles” de Windows 8 y Windows 8.1, todo una cierto en tablets y todo un despropósito a nivel de escritorio. Pero puede que muchos de vosotros, tanto en vuestro hogar como en el entorno laboral, hayáis decidido no actualizar a este sistema operativo debido a que, por ejemplo, no tenéis compatibilidad con algunas aplicaciones y/o drivers. En Redmond han pensado en todo así que, cuando estés listo para ello, Windows 10 ya estará descargado en tu equipo y listo para ser instalado, todo ello sin tu consentimiento, por supuesto.

¿Cómo me dí cuenta?

Bueno, a día de hoy trabajo con un pequeño equipo portátil al que decidí sustituir su disco duro mecánico por una unidad SSD de 64 GB. Esto le ha dado una segunda vida y lo cierto es que cumple holgadamente las funciones que de él necesito. Si, de acuerdo, muchos diréis que podría haber instalado Linux en lugar de Windows pero este es otro debate en el que un día entraremos. A lo que iba. De la noche a la mañana me doy cuenta de que en mi ya de por si limitado SSD habían desaparecido varios GB de almacenamiento, todo ello sin explicación alguna. Comencé a rastrear el sistema en busca de qué podría estar ocurriendo y, harto de buscar, me topo con esta noticia.

Windows-10-Auto-Updates-e1438789777721

Parece que los pupilos de Gates, Pallmer ahora comandados por el señor Nadella, han decidido que si tienes las actualizaciones activadas y, aunque no lo hayas reservado, Windows 10 se descargará automáticamente en tu Pc. Este se almacena en una carpeta llamada  “$Windows.~BT” que puede llegar a ocupar, atención, hasta 6 GB de espacio. Bueno, esto en nuestro país no es problema alguno ya que no hay límite de descarga de datos en las tarifas de hogar, pero no así al otro lado del charco por lo que muchos usuarios gastaron su tarifa en apenas unas horas. Al menos en Microsoft no se han molestado en ocultarlo y han emitido un comunicado en el que nos cuentan que:

“Para los usuarios que hayan decidido recibir actualizaciones automáticas a través de Windows Update, les ayudamos a que los dispositivos que son actualizables estén preparados para Windows 10 descargando los archivos necesarios por si deciden actualizar. Cuando la actualización esté lista, al usuario se le mostrará la opción de instalar Windows 10”.

Dispara primero

Como estrategia de implantación del sistema, no es una opción desacertada pero de cara al usuario es una apuesta totalmente equivocada. Esta situación estaría afectando tanto a todos aquellos equipos que sean actualizables (ya hayamos reservado o no dicha actualización) tanto a los que por prestaciones o cualquier otro motivo, no puedan recibir la última versión del sistema operativo de Microsoft. Consumo de tráfico de datos, almacenamiento, imagen de marca… lo cierto es que los genios del software de ventanas no han pensado en lo que supone este importante movimiento. Aún así hay formas de evitar esta actualización.

christmas-hard-drives

¿Cómo evitar la actualización?

Estoy de acuerdo en que, por cuestiones de seguridad y mejor , Windows 10 es una excelente actualización pero puede que muchos aún no estemos listos a para llevarla a cabo, sean cuales sean nuestros motivos. Es por esto que compartimos con vosotros la información que algunos compañeros de otros blogs han emitido. Para evitarlo seguid los siguientes pasos:

1-. Ve al Panel de Control.

2-. Programas – “Sistema y seguridad” o “Programas y características” en Windows 8 y 8.1.

3-. “Ver actualizaciones instaladas”.

*Windows 7, actualizaciones: 3035583, 2952664, 3021917.
*Windows 8, actualizaciones: 3035583, 2976978.

4-. Botón derecho sobre cada una de ellas y selecciona “desinstalar”.

5-.  “Reiniciar luego” tras cada actualización.

6-. Reinicia una vez las hayas desinstalado todas.

Una vez hayas reiniciado, tendrás que bloquear estas actualizaciones por lo que para ello:

1-. Accede al apartado de “Windows Update” en el panel de control.

2-. “Buscar actualizaciones”. Te notifica que tienes pendiente de descargar las actualizaciones que acabas de desinstalar. Botón derecho y selecciona “Ocultar actualización”.

En el caso de que quieras instalar el sistema operativo de Microsoft, sólo tendrás que desbloquear los archivos que bloqueado previamente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar el contenido relacionados con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies