¿Un contrato para regular el uso del móvil?

FatherAndSonWithiPadGETTY_large

Si eres un habitual de Twitter, estoy seguro de que conoces la cuenta de la Policia Nacional y estamos seguros de que te ha arrancado más de una sonrisa con su estilo de publicación. Si no eres un habitual de la red social, debes saber que esta cuenta se llevó el premio Bitácoras a la mejor cuenta de Twitter el pasado año (aún no conocían la de Pccomponentes ;-) por lo que hace perfectamente válido aquel conocido dicho de “La policia no es tonta”.

Pues bien, con motivo del día Mundial de Internet, se les ocurrió una iniciativa que no dejará indiferente a nadie y es que, tengas o no tengas hijos, este es un tema a debate. La utilización de smartphones, tablets, ordenadores o cualquier dispositivo conectado a la red, es algo instaurado en nuestra sociedad y cada vez desde una edad más temprana, lo que para los más pequeños puede conllevar una serie de riesgos de los que puede que no seamos conscientes.

Una compra conjunta

La propuesta está pensada para aquellos niños menores de 13 años (aunque se podría ampliar el rango de edad, ¿no creéis? ) que efectúen la compra de un dispositivo con conexión a Internet pero antes de pasar a ver algunas de las cláusulas más interesantes debemos comentar que, como premisa, la compra debe hacerse de forma conjunta entre padres e hijos. Un buen comienzo.

Normas sí, pero flexibles

Partiendo de la base de que siempre se deberán coger las llamadas de los padres, nos encontramos con ideas tan interesantes boys-with-smartphone-shutterstock_140924644como puede ser comenzar a utilizar el terminal “con alguno de los padres presente” y “configurarlo  de forma conjunta”. Esto puede evitar la instalación de aplicaciones que puedan vulnerar la sensibilidad del menor y, sobre todo, que los padres puedan explicar los riesgos que conlleva cada una. En esta línea, también se contemplan acciones a llevar a cabo como la instalación de filtros parentales, antivirus y se hablará a cerca de la instalación de archivos desde fuentes no fiables pero todo ello bajo la atenta mirada de los niños.Instalar aplicaciones para rastrear el equipo en caso de pérdida o cubrir la webcam con celo (en caso de hablar de un equipo portátil) también son acciones que se contemplan, pero vayamos con algunos de los aspectos que se presentan como foco de discusión.

Regular el Uso

Por ejemplo el uso quedará restringido en el colegio a las normas del centro educativo y, cuando lo use en casa, se deberán de respetar los horarios y espacios establecidos para el mismo. Otro aspecto importante y que toca muy de lleno el tema de la privacidad son los códigos de acceso y contraseñas de redes sociales. Desde la Policia proponen que todos ellos sean conocidos por los “padres o personas de confianza” todo ello con el fin de poder una “imagen adecuada y respetuosa”, pero siempre respetando la intimidad y comprendiendo las relaciones de amistad.

Las redes sociales

Compartir el perfil social con los padres sino se tiene la edad mínima, agregar siempre a gente que conozca y no a desconocidos y, sobre todo, ante situaciones de acoso es importante que siempre se le comunique a los padres. Este tema es un punto muy sensible y con el que debemos estar concienciados y es que se han dado situaciones que han llegado a causar la muerte del menor, algo a evitar a toda costa.

Pero esto no es sólo extensible a lo que a vuestro hijo (si es que lo tenéis) pueda ocurrirle, sino a lo que este hace. Es por esto que en dicho contrato se establece una cláusula que dice que “no se podrán compartir o tomar fotos íntimas” o que “no le parezcan adecuadas a sus padres”. La intención con esta acción es evitar a toda costa casos de humillación, acoso u ofensa.

tweens-social-media

Algo que todos deberíamos hacer

Con esta si que me siento especialmente identificado y creo que más de uno deberíamos darle “un piensa”: “…dejar por las noches cargando el móvil, tablet y demás gadgets en una zona común de la casa y no se los llevará a la cama”. 

Simplemente genial.

Es una acción que puede marcar una conducta sana de cara al futuro ya que mejoraría el sueño, favoreciendo así su salud, tanto física y mental. Y es que la dependencia del móvil llega, en algunos casos, llega a la adicción.

Control sí, pero con límites…

De acuerdo señores de la Policia, chapó, pero cuidado porque la aplicación de este contrato por parte de los padres no debe excederse de las líneas marcadas, unas líneas muy delgadas y fáciles de cruzar. ¿Por qué os digo esto? Hace unos días veía una película (“Hombres, mujeres y niños”) que contaba diferentes historias. Una de ellas hacía referencia a una madre que controlaba todas las actividades de su hija en redes sociales, localización gps, mensajes de texto y salidas con sus amigos, llegando incluso de llegar a borrar mensajes de texto o utilizar el móvil suplantando su identidad. No os cuento el desenlace porque mi intención no es spoilear, pero os dejo el trailer por si os animáis a verla.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Estáis de acuerdo con este contrato? ¿Añadiríais alguna cláusula más? Nos gustaría conocer vuestras opiniones.

Nota: Podéis encontrar el contrato completo aquí.

Un comentario

  1. Bicharara dice:

    Estoy totalmente de acuerdo… Incluso he visto la peli que mencionais, esa parte de la peli me parece excesiva, así que si, control pero con cierta libertad! También depende de la edad claro. Gran artículo que puede servir mucho a los padres!!

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar el contenido relacionados con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí. ACEPTAR