Aunque Windows 10 (en su versión final) ya lleva unos meses entre nosotros, estoy seguro de que muchos de vosotros aún no lo habéis instalado y, de los que lo habéis hecho, estoy seguro de que habéis mantenido muchas de las rutinas que llevabais a cabo en versiones anteriores de Windows. Esto incluye el navegador elegido y es en esto en lo que me quiero centrar hoy ya que vengo a contaros porqué debéis de darle una oportunidad a Edge, el sustituto de Microsoft Internet Explorer. Muchos lo definen como «claro y directo» pero a pesar de esto, ¿lo convierte esto en el sustituto ideal de Google Chrome? Veámoslo.

¿Quién fue Spartan?

microsoft-spartan

Con la llegada de la Technical Preview de Windows 10, también vivimos el aterrizaje de Project Spartan, un navegador de aspecto espartano (como su propio nombre indica) y en el que la experiencia de usuario era altamente satisfactoria. Era evidente que este navegador estaba aún en fase de desarrollo pero prometía grandes resultados en cuando su versión final (el a la postre Edge) estuviese disponible.

Las novedades de Edge

Su principal novedad es que, a pesar de estar basado en Trident (al igual que su predecesor), cuenta con un nuevo motor para el renderizado de páginas web. EdgeHTML se ha creado desde cero pensando en la web moderna, por lo que se ha incluido una precarga de páginas junto con una interfaz dinámica. Por supuesto, no pueden faltar aspectos tan básicos como son la posibilidad de crear listas de favoritos o la integración de Bing para llevar acabo las búsquedas aunque, desafortunadamente, se sigue basando en Adobe Flash para mantener la compatibilidad con miles de páginas aunque todo ello se puede personalizar e, incluso, desactivar.

Pero si hay algo que me ha gustado de este navegador es la vista de lectura y las notas web.

Vista de Lectura en Microsoft Edge

Sin títuloasdf

Esta se encarga de eliminar desde las barras y demás elementos que distraigan nuestra lectura, hasta los banners, dejando únicamente vídeos, foto y, por supuesto, texto. Esto supone una ventaja a la hora de leer textos de una mayor extensión aunque es cierto que tiene pequeños fallos que, progresivamente, seguro que serán corregidos. Destacar la función de lista de lectura la cual te permitirá almacenar aquellos portales que te interesan para leerlos más tarde.

Notas Web en Microsoft Edge

fasdfasdf

Este navegador incluye otra peculiar función y es que puedes crear una nota web a mano alzada sobre una página. No es necesario que tu pantalla sea táctil y es que si lo ves necesario también puedes hacer estas notas con el ratón aunque he de decir que esto último no es lo más adecuado. También podrás hacerlo con el teclado y, una vez las finalices, difundirlas a través de tus redes sociales o, porqué no, enviarlas por email.

Google Chrome o Microsoft Edge la batalla por el más rápido

Browser Acid3 Sunspider Kraken JavaScript Octane 2.0 HTML5 Compliance
Chrome 45 100 747.8 ms 4412.3 ms 9613 547/555
Edge  100 373.2ms 4079.5 ms 9284 405/555

Según diversas webs con test sintéticos realizados sobre estos dos navegadores, parece ser que Edge es algo más rápido que Chrome en algunos aspectos. Esto nos ha parecido igual al a hora de llevar a cabo la carga de páginas webs en ambos navegadores donde he tenido la sensación que Edge también era superior al navegador de Chrome. Aún así, las informaciones son contrarias dependiendo de los análisis que consultéis y es que hay compañeros de otros blogs que en test sintéticos con Browsemark han obtenido unas puntuaciones que situaban a Chrome muy por encima de Edge. Esto también ocurría en el test de HTML 5 pero no así en Octane, donde Edge vuelve a dominar. Como vemos en nuestro caso, hemos obtenido una información contraria y es que Chrome dominaba sobre Edge en dicho test.

Sin título

Por tanto, la sensación que queda al usuario es que la carga de webs es más rápida a lo que hay que añadir que el consumo de recursos es mínimo. Aquí os dejo un ejemplo para que veáis cuantos recursos consume cada uno de los dos navegadores con la misma web abierta y sin complementos instalados en el caso de Chrome.

Y aquí tenéis la compatibilidad de ambos sistemas con los diversos sistemas operativos:

Google Chrome: Windows, Linux, MacOS, Android, iOS.
Edge: Windows 10.

La privacidad

Google Chrome depende directamente para la navegación segura de la API de Google con la que es capaz de detectar sitios que son potencialmente peligrosos para nuestro equipo. Gracias a sus constantes actualizaciones, cualquier problema de seguridad es corregido casi nada más ser detectado. Es más, Chrome tiene muy en cuenta el apartado de la seguridad por lo que para ello lleva a cabo un escaneo de aquellas descargas que pueden parecer potencialmente peligrosas o dañinas. Por supuesto, también tiene el conocido modo de navegación privada donde el historial, temporales y cookies no son almacenados. Por contra Edge no ofrecerá Do Not Track, al contrario que su predecesor, un sistema que permitía el bloqueo de más del 90 por ciento de sitios potencialmente peligrosos. El porqué de este cambio de política parece estar razonado en la búsqueda por agradar a Facebook y Google.

¿Os cambiaríais a Edge si no tuviéseis que utilizar Windows 10?

Cuando se trata de actualizaciones, Opera, Firefox y Chrome tienen la ventaja. Se instalan en silencio, de forma rápida, transparente y descarga las actualizaciones en segundo plano y aplicar el nuevo software automáticamente cuando se vuelve a lanzar los programas. Lo que es más, los navegadores de terceros actualizan con más frecuencia, cada pocas semanas, así que ningún problema importante es probable que se fija más rápido que con el IE y Safari. Es demasiado pronto para decir con qué frecuencia Microsoft actualizará Edge.

Entonces ¿hacemos el cambio a Edge?

El cambio a este navegador no sólo supone abandonar Google Chrome sino que también debemos apostar por la utilización de Windows 10 en nuestro equipo. De todas formas y vistos los resultados, los test sintéticos son engañosos en cuanto a la experiencia de usuario y es que, como ya apuntaba, la carga de webs nos ha parecido más rápida en el nuevo browser de Microsoft. El modo lectura es realmente atractivo y si eres una persona que está más interesada en el texto que en lo visual de una web, quizá debas probar esta funcionalidad.

Pero el principal problema sigue siendo la práctica inexistencia de complementos a la navegación, algo que en Chrome facilita muchas funciones como, por ejemplo, el bloqueo de anuncios indeseados o molestos. De todas formas, parece que desde Redmon apuntan que llegarán más funcionalidades para Edge en lo que queda de año. De lo que no me cabe duda es que este navegador va a presentar una dura batalla contra Chrome y el resto de navegadores del mercado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar el contenido relacionados con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies