TPP1

El Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación económica (TPP) anunciaba el pasado 5 de Octubre un acuerdo, el cual se producía tras cinco años de infructuosas negociaciones. Estados Unidos, junto con Brunei, Canadá, Japón, Chile, Malasia, Perú, Nueva Zelanda, Mexico, Singapur y Vietnam, firmaron la regulación de una gran variedad de aspectos entre los que se incluía el tan polémico copyright. Pocos eran los detalles que habían trascendido hasta la fecha por lo que Wikileaks vuelve a “robarle” a los ricos para dárselo a los pobres, ofreciendo información sobre las posibles modificaciones en cuestiones relativas a los derechos de autor.

Vayamos por partes

Quiero hacer hincapié en que estas leyes no afectarían a todos los países del globo por igual sino que, por el momento, sólo tendrían efecto sobre los países firmantes de este acuerdo. Aún así, noq_85_g_8_c_n_p__picnewsa_878971
me cabe la menor duda que viendo el calado de los acuerdos y de la información filtrada, estas leyes terminarán siendo extensibles a muchos países del globo. Hay que tener en cuenta que Estados Unidos ha llevado a cabo una persecución activa contra las infracciones de copyright (Mega, The Pirate Bay…) por lo que es más que probable que exijan las mismas actitudes a nivel casi mundial.

Para que os hagáis una idea y según comentan desde WikiLeaks, se le ha otorgado un mayor poder a los estudios de cine en cuanto al aspecto de copyright se refiere y es que incluso se han establecido castigos tanto para los consumidores de contenido obtenido de forma ilegal como para aquellos que lo hayan subido a la red. Estos últimos recibirían una sanción mayor que los primeros.

Los detalles

Este acuerdo no sólo supone la obligación a los ISP de entregar los datos sobre descargas ilegales a los estudios de cine (ya no hablamos de la autoridad legal competente) sino que, además, también deberán remitir un informe con aquellos usuarios que muestren una actividad más constante. No me cabe duda de que esto es toda una declaración de intenciones y que no han pensado en otras posibles soluciones como podría ser la creación de un sistema similar a las actuales plataformas de videojuegos. Un sistema en el que se subiesen los contenidos a una calidad más alta que en Full HD y en el que se pagase sólo por la película. En el caso de que quisiésemos contenidos adicionales, esto supondría un coste mayor. Sin duda esto podría suponer un serio revés a la piratería y es que, probablemente, muchos usuarios estarían más que contentos con esta solución alternativa.

nov-nota-587972

Por el momento, este acuerdo supone que los países firmantes deberán modificar sus leyes con la finalidad de que las productoras y estudios de televisión cuenten con mayores facilidades a la hora de llevar a los presuntos delincuentes ante las autoridades competentes. Estos presuntos infractores serían juzgados dependiendo de las dimensiones del daño y la naturaleza del mismo y, en caso de hallarles culpables, deberán compensar al propietario de los derechos lesionados.  Destaca una interesante cláusula en este acuerdo y es que, al parecer, serán los ISP quienes deban asumir los costes de la identificación de los infractores, además de eliminar los enlaces o, a ser posible, el contenido en cuestión. Por último y no menos importante, los países comprometidos con esta causa deberán legislar positivamente con el fin de motivar a que los ISP establezcan una estrecha relación con los creadores de contenidos y propietarios de los derechos de estos con el fin de luchar contra el consumo ilegal de contenidos.

Después de un lapso de tiempo cercano a los cinco años, la TPP ha llegado a un acuerdo que puede suponer un antes y un después en cuanto a las infracciones de copyright. Casos como los de Mega, The Pirate Bay o Series Pepito, pueden ser sólo un adelanto con respecto a los que están por llegar. Hay que tener en cuenta que, por el momento, este acuerdo es sólo extensible a los 12 países que mencionaba al principio de este artículo pero dado el poder e influencia de muchas de las naciones incluidas en el, no sería de extrañar que su influencia fuese mucho más allá de estas fronteras. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar el contenido relacionados con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies