InsideanSSD.jpg

David B, del conocido blog Geektopía, escribe para Mundo PcComponentes una de sus últimas reseñas sobre SSDs. En ella os recomienda 3 modelos para actualizar vuestro equipo.

Cuando quieres mejorar un ordenador que ya tiene algunos años muchas veces no es necesario cambiar completamente de equipo si el uso que le sueles dar es de ofimática, navegar por Internet y ver algunos vídeos. En algunos casos un simple cambio del soporte físico en el que instalamos el sistema operativo y las aplicaciones más comunes suele ser suficiente.

Actualmente ese cambio pasa por adquirir un SSD que, a diferencia de los discos duros, utilizan memorias no volátiles de tipo NAND para almacenar la información. Los SSDs vienen en distintos formatos, pero el más común es el de disco de 2,5 pulgadas, emulando a un disco duro tradicional. Pero al estar compuestos por chips en vez de platillos, existen otros formatos que reducen considerablemente lo que ocupan.

Otro cada vez más habitual, debido a que están incluidos en placas como las Z97 para procesadores Intel Haswell o en ultrabooks, es el M.2, que en realidad es un conjunto de varios tamaños diferentes estandarizados. Por otro lado, también es común el tamaño mSATA, utilizado en algunas placas base, pero también en portátiles.

Ventajas y desventajas de los SSDs

La principal ventaja que tiene utilizar memorias NAND es que los tiempos de acceso a la información es de unos pocos milisegundos porque la información se accede de manera inmediata en cuanto se la necesita. Por el contrario, los discos duros están compuestos por platillos en continuo giro cuando están en uso, y los cabezales sólo pueden leer información cuando están situados sobre el sector en el que están almacenada información concreta.toshiba_15nm_nand_flash

A partir de ahí, otra ventaja adicional es la de que disponen de velocidad muy superiores a los 150 a 200 MB/s que alcanzan de pico los discos duros al leer archivos de gran tamaño. La velocidad concreta depende del tipo de memoria e interfaz, siendo el máximo habitual en SSDs de 2,5 pulgadas los 550 MB/s para archivos grandes, y de 100 MB/s cuando están leyendo una gran cantidad de archivos pequeños. Con otras interfaces tipo PCI Express, los discos SSDs pueden alcanzar velocidades por encima de los 2 GB/s de lectura secuencial.

Hasta la llegada al mercado de los últimos SSDs era habitual preocuparse por la durabilidad de los mismos. Esto se refiere a la cantidad de información que se puede grabar en un SSD antes de que empiece a presentar fallos. Pero los modelos más modernos incluyen mejores controladores que permiten mejorar su durabilidad, y a la vez mejorar su comportamiento ante fallos de corriente. Históricamente era un grave problema para este tipo de almacenamiento, pudiendo llegar a producir importantes pérdidas de información o incluso inutilizar un disco. Ahora no es un problema que deba preocupar mucho, y menos si quieres un SSD para un portátil.

Por último, y precisamente para portátiles, los SSDs suelen tener consumos muy inferiores que los discos duros, y por tanto son ideales para mejorar su autonomía.

Cómo elegir la capacidad de tu disco SSD

Para un equipo normal, un disco de 120 GB suele ser suficiente para instalar el sistema operativo y los programas más usados, aunque es recomendable pero no necesario uno de 250 GB para no tener que estar pendientes de su capacidad. Para OS X suele ser recomendable un disco de al menos 250 GB, pero también si lo vas a utilizar como único disco en un portátil.adaptador_cd_a_ssd_618x253

A partir de ahí ya es una cuestión de lo que puedas invertir en el SSD. En mi caso prefiero tener sólo un SSD de 500 GB en los equipos, y uso discos duros externos para el resto de la información. Da espacio para el sistema operativo, aplicaciones habituales, varios juegos, y la información personal y de trabajo la tengo en Dropbox o OneDrive, por si acaso.

Las ventajas de los SSDs para jugar están relacionados con los tiempos de carga de las texturas y otros archivos que necesitan. Es frecuente que se experimenten titones mientras juegas al cambiar de zona hasta que no se han cargado todas las texturas, algo que se nota incluso en las tarjetas gráficas más potentes debido a ello (y especialmente cuando éstas tarjetas de gama alta tienen que cargar texturas en calidad alta o ultra). Con un SSD esos posibles tirones momentáneos se reducen al mínimo o simplemente desaparecen.

Tres opciones de SSD con las que no pueden fallar

Una vez hecho un rápido repaso a lo que es un SSD y por qué deberías comprar uno, es hora de elegir modelos concretos. Os lo voy a poner fácil, ya que os voy a presentar tres distintos y de distintas marcas.

Samsung SSD 850 EVO

samsung_850_evo_ssd_series_250gb__sata3

Con este SSD no se puede fallar en la elección nunca. Este modelo incluye la memoria NAND 3D de Samsung. Es memoria que en lugar de estar fabricada a lo ancho está apilada por pisos, con un proceso de fabricación de 40 nm en vez de otros inferiores, pero que en este caso es mejor para la durabilidad de las memorias, y el coste y fiabilidad de los procesos de fabricación.

Es un disco que en su modelo de 250 GB alcanza una velocidad de 540 MB/s de lectura y 520 MB/s de escritura secuencial, 97.000 IOPS de lectura y 88.000 IOPS de escritura de archivos 4KB (operaciones de entrada-salida por segundo), y una buena durabilidad. Otro punto a su favor es que consume apenas 0.05 W en reposo y en torno a lo 3,7 W en uso.

Crucial BX100

crucial_bx_100_ssd_120gb

Crucial es otra de las compañías referentes en el sector de los SSDs. Este disco cuenta con un precio bajo y atractivo si lo comparamos con el Samsung SSD 850 EVO, pero no tiene nada que envidiarle. La única diferencia notable es que no posee encriptación por hardware, por lo que no es recomendable si quieres encriptar alguna partición en tu equipo, o al menos no tan recomendable como un Samsung SSD 850 EVO.

La velocidad que alcanza el modelo de 250 GB es de 540 MB/s de lectura secuencial y 97.000 IOPS de lectura de archivos 4K, por lo que en este apartado tiene poco que envidiarle. Además la durabilidad de ambos es similar, en torno a los 75 TB grabados, que es suficiente para grabar 40 GB al día en el disco al día durante 5 años, antes de que pudieran presentarse problemas en el disco. El consumo es igual de bajo que en el SSD 850 EVO, por lo que es otra buena opción para portátiles.

En la práctica la durabilidad es mucho mayor en los SSDs modernos, pero las compañías dan una cifra concreta para cuidarse en salud. Por eso no os extrañéis que den una garantía algunos fabricantes de 3 a 5 años, y algunos incluso de 10.

SanDisk Extreme Pro SSD

sandisk_extreme_pro_ssd_480gb

Llegados a este punto, y si has mirado los precios de los SSDs, te habrás dado cuenta de que algunos modelos están sensiblemente más caros que los demás. Eso es debido a que hay modelos, como este de SanDisk, cuyo proceso de fabricación y el controlador que usan son lo mejor de lo mejor.

Este disco mantiene un consumo tan bajo como los 0,08 W en reposo y 2,7 W en uso, por lo que es la mejor opción para los más preocupados por la autonomía de su portátil. Pero también tiene 550 MB/s de lectura secuencial y 100.000 IOPS de lectura de archivos 4K, una mejora marginal pero que le convierte en el más rápido. También es un disco de gran durabilidad.

El punto fuerte en realidad de este modelo se encuentra en que es muy bueno para equipos que estén continuamente en uso, ya que no se ve especialmente afectadas sus velocidades en función del tamaño de los archivos a transferir, manteniendo una alta consistencia de lectura y escritura. Si merece la pena pagar la diferencia de este disco frente a los dos anteriores ya queda en el terreno de si quieres lo mejor, un disco versátil como el de Samsung o uno con buena relación calidad-precio como el Crucial.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar el contenido relacionados con sus preferencias.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información aquí. ACEPTAR

Aviso de cookies